Diferencias y similitudes

Descubra las diferencias y similitudes entre la hipnosis ordinaria y la hipnosis humanista

Hipnosis vs Hipnosis Humanista
Hipnosis vs Hipnosis Humanista

Similitudes y diferencias entre la hipnosis ordinaria y la hipnosis humanista

Hipnosis humanista - Las diferencias y las similitudes.

¿Cuales son las diferencias y las similitudes entre la hipnosis humanista y las otras formas de hipnosis, como la hipnosis clásica o la hipnosis ericksoniana?

  • La hipnosis humanista es una técnica de trabajo terapéutico y de coaching.
  • La hipnosis humanista es una forma de hipnosis, aplicables sobre todos y en todas circunstancias, sin condiciones especiales y a todas las edades (niños, adolescentes, adultos, seniors).
  • La hipnosis humanista es particularmente indicada para las personas altamente racionales o que no desean “perder el control” durante las sesiones de hipnosis. 
  • La hipnosis humanista es seguramente una de las pocas formas de psicoterapia que posee bases científicas solidas y que pueden demostrarse experimentalmente.
  • La hipnosis humanista permite el acceso al inconsciente y a la Consciencia superior (en tanto que noción de campo de información global).
  • No existe perdida de consciencia en hipnosis humanista, bien al contrario.
  • No existe ninguna técnica de sugestión o de comunicación subliminal ni de manipulación del inconsciente come es el caso en las otras formas de hipnosis.
  • Las inducciones hipnóticas humanistas buscan despertar al paciente, a hacerle ganar en consciencia.
  • En hipnosis humanista es importante comprender (en el sentido terapeutico). En este sentido, la hipnosis humanista es una técnica terapeutica altamente pedagogica.
  • En hipnosis humanista el terapeuta es un guía y el paciente actual en él por si mismo (ayudado por el terapeuta).
  • La hipnosis humanista propone una estructura de comprensión lógica, que permite de integrar mejor lo que le sucede a la persona o lo que ella puede vivir, a través de las experiencias hipnóticas o en su vida de todos los días.

Hipnosis humanista - Una forma de practicar la hipnosis con solidas bases milenarias.

Las escuelas terapéuticas Americanas permiten cambios rápidos gracias a las técnicas que se concentran sobre la mecánica y que no necesitan una comprensión de la psicología o de conocer los postulados psicológicos. Según los PNListas o los terapeutas ericksonianos, poco importa la historia, solo cuenta la mecánica.

Si es cierto que esta manera de intervenir facilita el aprendizaje (lo que explica seguramente su popularidad) es fácil de comprender que esta manera de ver la terapia es superficial y no puede responder a los problemas profundos que viven much    as personas (problemas en relación con los padres, la educación, la estructura profunda del inconsciente, las lealtades familiares, etc).

Guardando la rapidez de intervención de las “terapias breves” (al mejor estilo Americano), la hipnosis humanista profundiza sus raíces en la tradición terapéutica europea (Freud, Jung…) impregnadas de un sentido profundo y de un cierto peso existencial.

La hipnosis humanista tiene también en cuenta la experiencia milenaria de los primeros filósofos y terapeutas, netamente aquellos de la antigua Grecia y que describían la Consciencia, como Tales, Pitágoras, Platon, Xenocrata, etc.

Mas recientemente, encontramos las bases de la cosmología humanista tanto en los trabajos de Liebnitz como en los de Pierre Janet o en los últimos descubrimientos de la física cuántica (y eso desde hace mas de un siglo).

Para culminar, es la primera vez que una forma de hipnosis toma en cuenta todo esto y propone una manera concreta de utilizarlo en terapia.

Hipnosis humanista -  Una manera de practicar la hipnosis que busca “reunificar” la persona. 

En tanto que técnica terapéutica, la hipnosis humanista toma en cargo tanto la salud mental y emocional que el acompañamiento durante las enfermedades de orden físico. Pero lo hace teniendo cuenta de los muchos criterios psicológicos de la personal, como se lo podría hacer en psicología o en psicoanálisis.

La hipnosis humanista es la única forma de hipnosis que actúa gracias a una reunificación de la persona (y no una disociación). Esto es fundamental, porque según Carl Gustav Jung: “Para salvar la estabilidad mental y la salud física, es necesario que la consciencia y el inconsciente estén enteramente unidos y así evolucionar paralelamente.” 

Ahora bien, la hipnosis tradicional funciona precisamente aumentando la brecha entre el consciente y el inconsciente. ¡La hipnosis tradicional adormece! Literalmente, eso lo que sucede, porque se desconecta el marionetista de su marioneta para acceder directamente al inconsciente y así lograr cambios importantes. Pero esto se hace acentuando la disociación, que es en una gran parte de los casos lo que esta al origen de los problemas de la persona: se retira una espina, pero no existe ningún cambio estructural. Otro problema importante, esta manera de practicar la terapia, acceder al inconsciente disociando la persona deja las “llaves del cambio posible” en manos del terapeuta y favorece la actitud pasiva del paciente quitándole su libre accionar, reduciéndolo a aceptar de dejarse hacer.

Para resumir: la persona se cura pero sigue siendo la misma. Si el problema provenía de ella misma (de su forma de ser por ejemplo) las probabilidades de recaída son posibles, porque la espina del pie se retiro pero la persona no ha cambiado. La persona no comprendió nada de lo que le pasaba, ni a la intervención, ni a la naturaleza de la terapia. Nada ha cambiado en la persona.

Téngase claro que esto no tiene nada de importante cuando se trata de calmar una alergia o de hacer una analgesia, pero esta falta de evolución es particularmente perjudicial para la persona cuando se trata de un problema profundo, ligado a su esencia profunda.

Es por esta razón, que las técnicas de hipnosis humanista se orientan hacia mas union, hacia una reunificación entre el consciente y el inconsciente, lo que aporta una mejor y mayor consciencia de si mismo, facilitando de esta manera una mejor percepción de las causas de su malestar y de lo que es conveniente de hacer para estar mejor.

Se trata de un real camino de evolución personal, sin dudas a veces un poco mas difícil, pero cuando es así, pasaje inevitable, para asegurar la salud de la persona y de su bienestar emocional. 

Enfin, véase en la hipnosis humanista una forma de hipnosis que podría convenir a Jung y a Freud: Ninguna proyección personal de la parte del terapeuta, ninguna manipulación (ni siquiera terapéuticamente hablando), ningún “transfert” (el terapeuta es solo un acompañante, un guía, sin autoridad y sin influencia) y lo mas importante: ninguna disociación de consciencia, que es regularmente la primera causa del malestar.

Hipnosis humanista - ¿Cómo funciona?

Las inducciones hipnóticas de las hipnosis disociantes (hipnosis clásica, hipnosis ericksoniana…) estimulan el funcionamiento inconsciente haciendo caer la persona en un estado de inconsciencia, de donde es importante de sacarla cuando la sesión se termina. De esta manera, es el terapeuta que interactua con el inconsciente de la persona cuando esta ultima esta en una posición pasiva. 

Para ilustrar esta dinámica, es como si el terapeuta le dice al consciente: vete pasear y vuelve en unos instantes, el tiempo que comunico con el inconsciente y que le digo lo que tiene que hacer sin que tu lo sepas.

En hipnosis humanista, de la misma manera que en Noética (la Noética es una disciplina que investiga la naturaleza y potenciales de la conciencia, empleando para ello múltiples métodos de conocimiento, incluyendo la intuición, el sentimiento, la razón y los sentidos. Por consiguiente, la noética explora el mundo interior de la mente (la conciencia, el alma, el espíritu) y cómo se relaciona con el universo físico.), en el Hinduismo y en el Budismo, el Estado Ordinario de Consciencia (EOC) es considerado como un estado de ilusion (MAYA). En ese sentido, el terapeuta va a comportarse como si la persona que viene en consultación estuviese dormida, atontada y endormecida, sumergida en las sugestiones recibidas por su entorno (familia, sociedad) y de sus auto sugestiones regularmente negativas (discurso interior). De esta manera vamos a aplicar sobre ella las mismas técnicas que se utilizan para sacar a una persona del estado hipnótico. En pocas palabras: vamos a despertar la persona de ella misma… Literalmente!

Mientras se puede pensar que tratar de despertar a una persona que ya esta despierta puede conducir al fiasco, es interesante de constatar que gracias a las inducciones en apertura de la hipnosis humanista, la persona quita su estado habitual de consciencia. 

En efecto, se produce un enfoque mas grande de su percepción y de esta manera la persona accede a un Estado Modificado de Consciencia (en hipnosis), porque no esta acostumbrada y que su pequeño espíritu consciente no puede gestionar este estado… Es el famoso Estado de Consciencia Aumentado (ECA) de la hipnosis humanista. 

Bien entendido, este ECA es puntual, como todos los estados hipnóticos. La persona recupera su estado normal al fin de la sesión de hipnosis. El ECA sirve únicamente para la terapia (como todo EMC) y permite de obtener todos los fenómenos hipnóticos conocidos (analgesias, anestesias, levitaciones, catalepsias, distorsiones del tiempo, etc) pero producidos por la persona (es ella misma que produce un fenómeno y no el terapeuta).

Se puede entender que esta experiencia pueda trastornar las concepciones existenciales de la persona (de un lado es esta dinámica lo que permite los resultados terapéuticos espectaculares de la hipnosis humanista y por otro lado: es cierto que puede desestabilizar). 

Es por eso que la hipnosis humanista propone una filosofía de vida: la creación de un enfoque intelectual y de vida que toma en cargo el nuevo estado de consciencia de la persona.

Hipnosis humanista - La alianza entre el porqué y el cómo.

La hipnosis humanista hace un lazo entre el mundo del SENTIR (aquel que hace crecer, sana y previene las recaídas), el mundo del PORQUÉ (en el sentido de conocer, capaz de generar las mas profundas transformaciones de vida) y el mundo del CÓMO (con técnicas simples, altamente asimilables y que permiten transformaciones rápidas).

Cuando se conoce la riqueza de los trabajos de Jung o de Freud sobre la comprensión de la psicología, es fácil de explicar porqué los terapeutas modernos desacreditan las técnicas a menudo un poco ligeras, superficiales y mecánicas de la hipnosis Ericksoniana, de la PNL y del Análisis Transaccional… Los practicantes de estas técnicas modernas suelen jugar con mecanismos profundos e importantes de los cuales suelen ignorar todo o gran parte. 

Al mismo tiempo, los practicantes de las terapias breves reprochan a los terapeutas tradicionales (psicólogos, psicoanalistas…) su falta de accionar. Comprender esta bien, pero no basta con comprender si no se sabe qué hacer para estar mejor.

La hipnosis humanista, nos propone un justo medio entre esos dos mundos. Primero porque aporta una comprensión profunda y estructurada del espíritu humano y de la vida, basándose en un saber-hacer milenario, integrando los trabajos de Jung y los descubrimientos realizados por Patricia D’Angeli y Olivier Lockert en el mundo de la psiquis, los últimos descubrimientos de la física cuántica (la teoría de las cuerdas, la nueva física) y los estudios mas recientes sobre la psicología y el funcionamiento del humano.

Luego, se integran las llaves de esta nueva comprensión a través de la practica, con protocolos completos y métodos simples que permiten de crecer, de sanarse, de evolucionar hacia la paz y la harmonía (individual, amorosa, en el trabajo, con la familia, socialmente).

La terapia en hipnosis humanista puede ser breve, en el sentido en que los problemas simples encontraran su solución en pocas sesiones (en general entre 1 y 3). Pero ciertas dificultades necesitan un poco mas de tiempo porque se requiere de obtener una comprensión profunda o una madurez espiritual o intelectual. 

Queda en claro que en esos casos, la terapia necesita de una evolución que puede tomar su tiempo (algunas semanas, meses o anos). En este tipo de casos, el terapeuta humanista estará presente puntualmente, tanto que la persona sienta la necesidad.

Hipnosis humanista - Via de apertura de consciencia, de autonomía y de unidad interior

Para comprender realmente los aportes realizados por esta manera nueva de utilizar la hipnosis, lo mas indicado es de leer las obras fundadoras de la hipnosis humanista:

  • El curso practico: Hipnosis Humanista
  • El libro que permite de integrar la comprensión sobre los arquetipos: Psicoterapia
  • Las novelas con fondo filosófico: Creadores de realidad 1 y 2

Hipnosis Humanista - Para resumir, algunos puntos técnicos y sus diferencias

  • La hipnosis común trata con el inconsciente, la persona en hipnosis se deja hacer
  • La hipnosis humanista trata directamente con la Consciencia mayúscula, la persona participa activamente en la intervention hipnótica.
  • El hipnotizador ordinario vos hipnotiza
  • En hipnosis humanista, vuestro guía ayuda a tomar consciencia y vos deshipnotiza
  • La hipnosis común utiliza los estados modificados de consciencia (Inconsciente)
  • La hipnosis humanista conduce a un Estado de Consciencia Aumentada (ECA) propicia para el cambio.
  • La hipnosis ordinaria funciona sobre un modelo clínico: reparar lo que está roto. 
  • La hipnosis humanista funciona sobre un modelo pedagógico: la persona cambia, evoluciona y se cura a sí misma, guiada por el terapeuta.
  • La hipnosis ordinaria tiene un enfoque individual, materialista
  • La hipnosis humanista se quiere transpersonal, porque supera y trasciende la individualidad, poniendo la persona en el colectivo (familia, sociedad, naturaleza…)
  • La hipnosis común acciona a través de la dicotomía consciente/inconsciente, buscando a acentuar la falla
  • La hipnosis humanista ayuda la persona a reunificarse, a transformarse en UN-CONSCIENTE (tomar consciencia de son inconsciente).
  • La hipnosis ordinaria se practica en interior, son consultaciones terapéuticas
  • La hipnosis humanista se utiliza tanto en consultación terapéutica como en la vida de todos los días.