¿Qué es la hipnosis?

El termino hipnosis hace referencia a un estado de conciencia diferente des estado de conciencia normal

Por -
 
La hipnosis
La hipnosis

La palabra hipnosis hace referencia a un estado de conciencia diferente del estado normal

¿Qué es la hipnosis?

La palabra hipnosis, describe un estado de consciencia modificado (por ende: diferente del estado de consciencia ordinario), al mismo tiempo que las técnicas que permiten alcanzarlo.

Para nosotros, la hipnosis es un estado de consciencia modificado (EMC). En hipnosis humanista este estado es diferente (particular a esta manera de practicar la hipnosis) y se lo llama Estado de Consciencia Aumentado (ECA).

A propósito de la consciencia, nosotros la llamamos «el consciente » porque pensamos que no es la CONSCIENCIA (en mayúsculas) que se modifica o aumenta. En ese sentido la CONSCIENCIA es (para nosotros), un campo infinito de informaciones.

Entonces, « el consciente » hace referencia al estado habitual en el que solemos estar, el nivel ordinario de consciencia, el nivel de percepción de nuestros cinco sentidos.

Es este « consciente » que experimenta los diferentes estados. Si se le quita percepción, se interioriza (va hacia el inconsciente) y si se le agrega información (como es el caso en hipnosis humanista) va hacia más consciencia.

El cerebro humano (como el de ciertos animales), tiene una zona dedicada al fenómeno hipnótico. Entrar en estado de hipnosis es natural, puesto que la función biológica se encuentra disponible en cada uno de nosotros. Queda a saber ?por qué el ser humano está dotado de esta capacidad? O para ser más pertinente: De qué sirve entrar en un trance hipnótico?

En realidad no existe una respuesta correcta a esta pregunta, pero la filosofía de la hipnosis humanista puede aportar algunos esclarecimientos. Desde que el hombre tiene memoria, la hipnosis permite acceder a nuestro inconsciente, pero esto se hace por procuración, aceptando de dar el poder al hipnotizador que nos guía y entrando uno mismo en el inconsciente.

En hipnosis humanista, optamos por creer en la existencia de una forma psicológica superior en cada uno de nosotros: la CONSCIENCIA en mayúsculas; Un inmenso campo de información a la vez individual y colectivo (tal como lo describen los científicos más destacados en física, biología, neurología, etc). Esto nos permite comprender muchos fenómenos psicológicos, muy largos a explicar en este artículo e incomprensibles de otra manera (si debe admitirse únicamente la existencia del inconsciente).

Teniendo cuenta esta noción de CONSCIENCIA, una forma de hipnosis al revés no permitiría alcanzar un estado de consciencia modificado, sino un Estado Reunificado de Consciencia. En ese sentido, podemos pensar que desde su descubrimiento, el fenómeno hipnótico se ha utilizado en un solo sentido. Nosotros solo hemos modificado la dirección de utilización de este estado. De esta manera devolvemos a la persona el poder de actuar en ella misma.

En hipnosis humanista pensamos que el estado de percepción ordinario es un estado de percepción reducido, incompleto del mundo en el que vivimos. Podríamos decir que estamos TODOS los días en estado modificado de consciencia, haciendo referencia a este aspecto anormal de percepción. Esto puede probarse biológicamente…

Gracias a las inducciones hipnóticas de apertura de consciencia de la hipnosis humanista, podemos ayudarle a alcanzar su plena consciencia…Su real estado de consciencia.

Es la razón por la cual no existe una salida del trance en hipnosis humanista: porque una vez en consciencia aumentada uno se siente  bien; porque se puede vivir perfectamente y de manera cotidiana; porque nos gustaría quedarnos en este estado.

Lo que da la impresión a las personas hipnotizadas de estar en estado de consciencia modificado, es que hasta el presente las técnicas ordinarias de hipnosis han aumentado la fractura existente entre el inconsciente y el consciente. Es así que en hipnosis tradicional se tiene la sensación de salir de una siesta en medio de la tarde: uno se siente un poco pesado, entumecido y húmedo…

La hipnosis humanista, revertiendo las técnicas, remedia este estado. Desde ahora, este estado de consciencia « extra-ordinario » lo es solamente al principio. A medida que nos acostumbramos a este estado nos sentimos mejor: más ligeros, despiertos, en lo mejor de nuestra forma.

Vayamos a otro ejemplo más que prueba la inocuidad de la hipnosis humanista: una persona frágil psicológicamente, border-line (al límite de la psicosis), no detectada, puede vivir una semana de formación en hipnosis humanista sin ningún problema, de manera confortable y sin crisis…

Luego de realizar la formación en hipnosis humanista, se inscribe en formación de hipnosis ericksoniana porque quiere experimentar estados diferentes… y termina descompensada al cabo de dos días…. Por qué? Porque las antiguas formas de hipnosis amplifican la falla existente entre el consciente y el inconsciente… y una persona psicótica tiene una falla a ese nivel: solo los ejercicios preparatorios a la hipnosis le hacen perder pie con la realidad. Resultado, la formación se termina inmediatamente y contraindicación de practicar la hipnosis.

Conclusión

De qué sirve la hipnosis? La hipnosis permite acceder al inconsciente para curarse y cambiar; pero no estamos obligados a hacerlo buceando en nuestro inconsciente y dejándose llevar por un terapeuta (en cuerpo y alma), que sin dudas puede ser muy competente, pero jamás sabrá tanto de usted, como usted mismo!.

Utilizando la hipnosis con apertura de consciencia, tal cual se hace en hipnosis humanista: es posible reparar la fractura entre consciente, inconsciente y la CONSCIENCIA en mayúsculas, para re-encontrarse, para curarse profundamente y convertirse en aquellos que somos profundamente. Es eso DESPERTARSE a sí mismo. La base del bienestar.